Press "Enter" to skip to content

Lavarse las manos para evitar el resfrío

Para la mayoría de nosotros, la peor parte de la temporada de invierno es que también es la temporada de gripe. Cada año, la gripe le cuesta a los ciudadanos aproximadamente 5% de salarios perdidos y gastos médicos. Asegúrese de que usted y sus seres queridos estén tomando las medidas adecuadas para mantenerse saludables durante los meses más fríos.

Uno de los métodos más efectivos para prevenir la propagación de bacterias y otros gérmenes que causan enfermedades es un simple acto que la mayoría de nosotros realizamos todos los días: lavarnos las manos. Lo que no hacemos es realizar este acto correctamente o con suficiente frecuencia.

Las escuelas son grandes caldos de cultivo para los virus del resfrío y la gripe y los estudios han demostrado que los niños que se lavan las manos con mayor frecuencia tienden a enfermarse con menos frecuencia. Practicar buenos hábitos de lavado de manos puede proporcionar una línea de defensa adicional efectiva para usted y para todos los que lo rodean.

Los virus comunes del resfrío, la gripe y el estómago, por ejemplo, pueden vivir en las yemas de los dedos durante horas, y pueden sobrevivir en las superficies de los objetos durante días. Las infecciones bacterianas pueden ser tratadas con antibióticos, pero la mayoría de las infecciones virales simplemente tienen que seguir su curso.

Cómo lavarse las manos bien

Por lo tanto, la mejor manera de evitar tales enfermedades es evitar que ocurran. Aquí las recomendaciones para el siguiente régimen para lavarse las manos:

  • Lavarse las manos eficazmente requiere tanto agua como jabón. Enjuagarse las manos sólo con agua es casi inútil.
  • Mojar bien las manos y enjabonarlas con jabón.
  • Frotar las manos y los dedos con agua jabonosa durante al menos 20 a 30 segundos.
  • No olvides lavarte debajo de las uñas.
  • Enjuague y repita

En cuanto a la frecuencia, debe lavarse las manos varias veces al día, antes de comer, después de ir al baño y después de toser o estornudar sobre ellas. Después de darle la mano a alguien, debe evitar tocarse la cara o la boca hasta que se presente la oportunidad de lavarse. También tiene sentido lavarse cada vez que se entra desde el exterior.

En los baños públicos, usted debe lavarse las manos antes de usar el baño si ha tenido que tocar la manija de una puerta u otra superficie al entrar. Cuando se lave las manos después, use una toalla de papel o pañuelo de papel para cerrar el grifo y abrir la puerta.

También se recomienda el uso de pañuelos sobre pañuelos, que según él tienden a convertirse en “reservorios de gérmenes”, ya que tendemos a aferrarnos a ellos incluso después de haberlos usado para sonarnos la nariz.

Para una capa adicional de protección, use un jabón antibacteriano que contenga un germicida como el Triclosán. Los germicidas pueden ser un valioso apoyo para la buena salud, especialmente para los grupos que están en mayor riesgo cuando se trata de enfermedades infecciosas.

Los niños, las mujeres embarazadas, los ancianos y las personas con sistemas inmunológicos deprimidos son particularmente vulnerables. Aunque los germicidas no son un sustituto de una higiene concienzuda, combaten las bacterias, no tienen efectos secundarios y no se ha demostrado que contribuyan a aumentar la resistencia bacteriana.

Incluso si usted no cae en uno de los grupos de mayor riesgo, le debe a los demás ser más consciente de lavarse las manos para evitar la transmisión de gérmenes. Además, es mejor que los hábitos se formen temprano. Si hay niños en su casa, tómese el tiempo para dar un buen ejemplo y enséñeles a lavarse las manos adecuadamente.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *