Press "Enter" to skip to content

Problemas con las bujias del coche

La combustión interna que se da en el motor del vehículo para su encendido comienza con las bujías. Ellas envían una señal eléctrica desde la bobina de encendido donde se produce la chispa que prende la mezcla aire-combustible, la cual se encuentra en la cámara de combustión. Por ello, a pesar de ser elementos tan pequeños, es importante prestarles atención.

Mientras las bujías permanezcan en buen estado, el combustible se quemará de manera correcta; esto puede percibirse así, cuando el motor enciende con rapidez y hay bajas emisiones de humo. Aunque hay varias las señales que advierten fallas en estos componentes, incluso es posible que sean confundidas con otras averías.

Para evitar los mencionados inconvenientes se aconseja tener en cuenta ciertos detalles que se explican de forma resumida a continuación:

Aceleración lenta: es una de las primeras consecuencias que se originan a partir de unas bujías en mal estado; sin embargo, el problema podría ser de otro componente. En los automóviles modernos el sistema de encendido se compone de diversos elementos y, por lo general, son los sensores quienes avisan al ordenador el momento en el cual se envían los impulsos eléctricos a las bujías; si los sensores o el ordenador fallan, la señal no llegaría a ellas, y por tanto no serían las causantes del problema.

Consumo excesivo de combustible: las bujías contribuyen a quemar el combustible, si ellas no funcionan correctamente la combustión sería deficiente. Podría deberse a una calibración o separación errónea de los electrodos de las bujías, es posible ajustarlos mientras se consigue reemplazarlas, pero eso no es lo recomendable.

Dificultad en el arranque: los inconvenientes para emprender la marcha frecuentemente son causados por bujías averiadas, por ello es preferible comenzar por ellas la revisión; no obstante, como se mencionó en otro apartado, el sistema de encendido está conformado por diferentes componentes que también podrían ser los culpables. Si cualquiera de ellos falla, es probable que el coche no circule de forma adecuada.

El trabajo de las bujías es bastante duro, por eso se recomienda que si se presenta alguno de los síntomas anteriores, se inicie la revisión en estas pequeñas piezas. Su mal desempeño podría causar averías en otros elementos, como por ejemplo en el catalizador, o complicar otras averías ya existentes y causar un daño mayor.

En ocasiones no basta solo con querer remediar el problema, si ya su coche no es rentable de reparar, con la ayuda de la tecnología no le llevará demasiado tiempo solicitar una cotización y evaluar cuál será su proceder. Solo necesita hacer click en este link, completado el formulario que se muestra en la página recibirá una cotización sin coste alguno, de esta manera se ahorrará preocupaciones.

 

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *