Sé quién eres, maldita, deja de mandarme mensajes. No sabes con quién te estás metiendo. La exquisita voz se coló en medio de mi sueño, desde mi celular, a la nada amable hora de